jueves, 1 de mayo de 2014

MAMÁ CON CACHORROS





La vida de un perro abandonado es muy triste.


Hambre, frío, sed y si encima eres hembra, te quedas preñada.

Entonces toca parir a tus cachorros en la calle, con suerte en el campo, en un sitio resguardado.

Pero si ya resulta difícil alimentarse uno mismo cuando no hay nada, imaginaros tener que alimentar dos bocas más.


Pero TULA, lo consiguió. Tuvo dos cachorros preciosos y los crió gordos y hermosos.


Los encontramos a todos ellos cuando los peques ya tenían dos meses. En el campo. Aquí tenéis una fotografía de ese momento.


Al principio los pequeños estaban aterrorizados, porque no habían tenido contacto antes con las personas. Pero en poco tiempo, sobre todo el macho, BONGUI, se ha vuelto muy cariñoso y abierto. 



Su hermana PALMIRA, es un poco más seria, pero con el tiempo, cambiará también.


La madre es un encanto, es muy sociable y cariñosa. Muy buena la pobre.

 
 
Vamos a ver si conseguimos algo para ellos. A los peques hay que sacarlos de la perrera. No podemos permitir que se críen allí. Y a la mamá hay que resarcirla por el abandono que ha sufrido y la vida que le ha tocado vivir, merece ser cuidada y querida en familia.


  
Por favor, ayudarnos con la difusión de esta familia.

Gracias.

RECAL

No hay comentarios: